Remedios caseros para la afonia

By | 22 marzo, 2015

La afonía es definida como la incapacidad o dificultad para hablar, ya sea por una enfermedad concreta o por un mal uso de la voz, como el producido por gritar, por consumir tabaco o excederse con bebidas alcohólicas.

Salvo en casos graves que requieren incluso una intervención quirúrgica, la mayor parte de estos casos puede tratarse con remedios caseros para la afonía. A continuación se exponen algunos de los más eficaces:

Beber mucha agua: El acto de beber agua no sólo sirve para hidratar el cuerpo humano, también ayuda a mantener húmedas las cuerdas vocales. En los casos en los que la afonía afecta a un profesional de la voz como un locutor de radio o un cantante, este remedio casero para la afonía es extremadamente útil. Si además en la zona se localiza un poco de inflamación, es mejor optar por agua fría.

consecuencias de la afonia

Usar jengibre: El jengibre es un alimento especialmente beneficioso para el cuidado de las cuerdas vocales. No obstante, su uso es de forma general útil para cualquier problema localizado en la boca y la garganta.

El jengibre puede ayudar a combatir la afonía de diversas formas. Una de las mejores (y también de las más sabrosas) es mediante una infusión con un poco de limón y miel. También es posible chupar directamente la raíz, aunque no a todas las personas les resulta agradable este remedio.

Por último, el jengibre es capaz de ayudar siendo aplicado físicamente sobre la garganta. Para ello se debe comprar aceite esencial de jengibre, diluir con aceite de almendras y aplicar unas pocas gotas sobre el cuello.

Hablar lo menos posible: Puede parecer algo lógico, pero lo cierto es que el reposo de garganta es un remedio casero infalible para la afonía, pero tremendamente difícil de llevar a cabo. No obstante, quien sea capaz de hablar lo menos posible, notará cómo sus cuerdas vocales descansan y en poco tiempo volverá a tener la voz de siempre.

Mezcla de agua, miel y limón: El agua, la miel y el limón contienen propiedades esenciales para combatir la afonía, ayudan a suavizar la garganta y tienen cierto poder de sedación natural idónea para estos casos. Se debe preparar una mezcla con miel y limón aparte, exprimiendo el limón y añadiendo la cantidad de miel deseada para luego mezclar. En otro recipiente se debe calentar agua mineral y dejar reposar en una taza resistente. Es más recomendable que la mezcla esté tibia que caliente, porque así se evitan posibles quemaduras que empeorarían la situación.

Mezcla de aceite, miel y limón: Hay quien prefiere sustituir la mezcla anterior por otra que contenga aceite de oliva en lugar de agua. En este caso son las propiedades de este tipo de aceite las que actúan en lugar de la hidratación y suavidad del agua tibia o caliente. Lógicamente, la cantidad de aceite de oliva a utilizar es mínima y no debe calentarse.

Hacer gárgaras: Aunque el reposo para la afonía es un remedio casero muy efectivo, ejercitar la garganta y las cuerdas vocales también puede ser una acción beneficiosa. Para ello lo mejor es hacer gárgaras utilizando agua con sal o agua con limón. (también es útil para evitar los ronquidos)

También es posible preparar infusiones específicas como remedio casero para la afonía. Con estas infusiones se debe hacer gárgaras varias veces al día y su composición puede variar en función de los conocimientos para prepararlas o del gusto del enfermo.

Las infusiones para hacer gárgaras con las que curar la afonía más comunes incluyen la hierba llantén, el eucalipto, la cebada o bien vinagre de manzana. Esta última opción, además, puede combinar las gárgaras con la infusión, de forma que con las gárgaras se ejercita las cuerdas bocales y con la infusión se alivia la zona afectada por la afonía.

Llegaron buscando:

  • remedios caseros para la afonia