Alimentación en el embarazo

By | 16 diciembre, 2013

Los cambios que se producen en el organismo de una mujer embarazada son muy importantes y drásticos por lo que es indispensable consumir determinados nutrientes.

Esto no implica que debe duplicar la cantidad de comida consumida sino que debe preocuparse por ingerir alimentos ricos en nutrientes.

En este período se forman nuevos tejidos y se incrementa el peso por lo que es importante aumentar las calorías ingeridas para asegurar el buen funcionamiento general.

Una alimentación equilibrada y variada es fundamental no sólo para el desarrollo del feto sino para el bienestar de la madre.

Algunas recomendaciones:

  • Consumir alimentos frescos, evitar los enlatados, los congelados, los precocinados, etc
  • Es preferible cocinarlos a la plancha, hervirlos, al horno o al vapor
  • Evitar los alimentos fritos
  • No comer carnes con demasiado contenido graso
  • No abusar de las especias ni del aceite
  • Disminuir el consumo de sal para evitar la retención de líquidos
  • Beber abundante líquido, especialmente agua, como mínimo 2 litros al día. Además de que durante el embarazo el organismo aumenta la retención de agua, esta trae otros beneficios como la reducción de la sensación de nauseas, previene infecciones urinarias y la constipación
  • No comer alimentos de repostería ya que son altamente calóricos
  • No beber alcohol
  • Evitar la ingesta de mariscos porque pueden provocar reacciones alérgicas