Remedios caseros para la cistitis

By | 12 abril, 2015

La cistitis es una de las molestias físicas más dolorosas e incómodas, ya que se localiza en la vejiga. Se trata de una inflamación de la zona normalmente como consecuencia de una infección de orina.

Aunque la cistitis puede ser sufrida tanto por hombres como por mujeres, son ellas quienes la tienen con mucha mayor frecuencia. La razón de que las mujeres sean más propensas a sufrir cistitis es muy sencilla, el camino hacia la uretra es más corto, por lo que las bacterias lo tienen mucho más fácil para realizar la infección.

A pesar de lo molesto que resulta, la cistitis es fácil de reconocer y, su alta frecuencia, ha permitido crear muchos remedios caseros para la cistitis, todos ellos muy eficaces. Pero ante todo hay que saber identificar la causa concreta.

Aguantarse demasiado sin ir al baño: Esta sencilla practica provoca que la vejiga se extienda para dejar suficiente espacio, en lugar de relajarse al ir al baño. Esto permite con el tiempo una fácil entrada a las bacterias. Tanto si ya se sufre como si todavía no ha aparecido, un remedio casero imprescindible para la cistitis es evitar aguantarse.

Controles de natalidad externos: El uso de diafragmas o preservativos también puede causar una infección que derive en cistitis. Ante esta situación debe cambiarse el método anticonceptivo y en las relaciones sexuales se debe procurar una higiene íntima estricta por parte de la pareja.

En todo caso, sufrir esta molestia es algo corriente que puede ocurrir por causas imprevistas e inevitables, por eso es recomendable seguir estos remedios caseros para la cistitis:

Beber mucha agua: Dos o más litros al día bebidos de forma más o menos constante (un vaso cada hora, por ejemplo), ayudan a limpiar la vejiga, reducir el escozor y expulsar las bacterias. Sobre todo hay que evitar tomar bebidas alcohólicas porque irritarían aún más la zona.

Cambiar la ropa interior: Se debe eliminar toda ropa interior ajustada hasta que la cistitis desaparezca, así como también debe evitarse contacto con geles o desodorantes, aunque sean específicos para zonas íntimas. Sí es posible aplicar calor con compresas calientes o pequeñas almohadillas eléctricas, sin llegar a provocar mayor daño, simplemente para aliviar el dolor mediante un poco de calor.

Estos consejos son conocidos por muchos pacientes que han sufrido infección y molestias, si bien, es posible (y muy efectivo) seguir alguno los siguientes remedios caseros para la cistitis con elementos naturales:

Comer ajo: Tres dientes de ajo al día puede ser un remedio poco apetecible, sin embargo su eficacia para una mejor salud, sobre todo en problemas como la cistitis, ha quedado sobradamente demostrada.

Agua, vinagre y miel: La receta completa contra la cistitis se basa en un vaso de agua, dos cucharadas con miel, dos cucharadas con vinagre (mejor si es de sidra de manzana) y repetir en cada comida. La cistitis desaparecerá al poco tiempo.

Comidas antibacterianas: Determinados alimentos sirven de forma efectiva para combatir las bacterias y, por tanto, resultan ser unos remedios naturales contra la cistitis muy valiosos. Pueden presentarse en forma de plantas, verduras, fruta o legumbres. Algunos de estos componentes son los siguientes:

  • Arándanos
  • Perejil
  • Espinacas
  • Rábanos
  • Malvavisco
  • Cebada
  • Moringo

Cualquier receta realizada con alguno de estos elementos será más efectiva que otra que no los incluya, sobre todo en platos con mucha agua como sopas, infusiones y similares.

Caldo de cebolla: Tanto por los beneficios del agua como por las propiedades curativas de la cebolla, un caldo con este alimento es realmente útil contra la cistitis. La forma de prepararlo es con 4 cebollas y un litro de agua. El caldo de cebolla resultante no se debe beber de una sola vez, sino a lo largo del día como sustitutivo o complemento al agua.