Estreñimiento en bebes

By | 5 abril, 2013

Todas las que somos mamás sabemos que es bastante habitual que nuestros bebés padezcan de estreñimiento. Existen muchos medicamentos que alivian o solucionan estas situaciones pero nosotras trataremos de hacer un pequeño resumen de aquellos remedios naturales o caseros que se utilizan para el estreñimiento en los bebes.

Una etapa propensa a sufrir estreñimiento es cuando cambiamos a nuestros hijos de la toma del pecho por la leche artificial, ya que esta última no contiene la misma lactosa que la que nosotras producimos.

Una de los más recomendados, incluso por las matronas, es dar a nuestro bebé masajes en la barriguita de forma circular desde las costillas hasta la pelvis compaginándolo con el movimiento simulado de pedalear con las piernas teniendo al pequeño acostado boca arriba encima de la cama.

Cuándo tratemos el tema de los remedios para el estreñimiento tenemos que hablar de aquellas frutas o productos que pueden ser una buena solución, este es el caso de la naranja. El zumo de naranja a mi nena cuando está estreñida hace milagros, de ahí que tampoco abuse de ello.

Un remedio que utilizaban nuestras abuelas era preparar una infusión con ciruelas, colarla y añadirla a la leche en polvo habitual que toma el bebé en el biberón. De ahí que este sea otro de los beneficios de alargar lo máxima posible el alimento materno. Unicef hace una defensa muy importa del uso de la leche materna ya que es la una barrera inmunológica muy importante.

Una forma de paliar el problema es con la ingesta de agua por parte del pequeño ya que el aumento de líquido hace que las heces sean más blandas y fluidas.

Si el bebé es mayor de 6 meses podemos ampliar su dieta alimenticia con productos que contengan fibra, fruta y verduras.

Y no se nos puede olvidar que la movilidad del niño hace que acuda al baño con mayor regularidad y para ello nada mejor que pase ratitos solo en su parque infantil con el fin de “mover” el intestino.

Es muy recomendable que cualquiera de los métodos caseros que utilicemos para solventar estas situaciones sean consensuadas por nuestro pediatra, con el fin de evitar futuros problemas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *