Oidio Rosal

By | 1 junio, 2014

Una de las enfermedades más comunes de los rosales es el oídio que consiste en un hongo que se hace presente en el rosal con la aparición de una capa de color blanquecino sobre las hojas.

El exceso de humedad, lluvias o riego agravado por una carencia de luz solar favorecen la aparición de la enfermedad que a muchas personas, entre ellas a mi madre, les trae por la calle de la amargura.

La primera medida que se debe tomar es eliminar las partes u hojas que ya han sido atacadas por el hongo oidio con el fin de que no se transmita al resto de las partes del rosal o incluso de otros rosales aledaños.

Soluciones caseras para el oidio de los rosales:

La aparición de oídio en las plantas rosáceas se soluciona con la pulverización de plantas como manzanilla, cola de cebolla o incluso atanasia. Es una de las soluciones más ecológicas y que mejores resultados suele proporcionar.

La solución que suele emplear mi madre es el espolvoreo de azufre sobre las partes afectadas, pero es un producto que debe tratarse con cuidado y con las debidas precauciones.

Otro remedio utilizado por los jardineros es rociar las partes del rosal afectado con una mezcla de bicarbonato y lavavajillas, aunque es cierto, que parece dar resultado, no hay evidencia científica que asegure que los resultados serán los esperados.

El ajo: cuenta con numerosas propiedades para muchos de los problemas domésticos que conocemos y también es muy apropiado para atacar a insectos, pulgones, ácaros y hongos que dañan las plantas y hortalizas de los jardines y huertos.

El tratamiento que debemos seguir es el siguiente: Mezclar 50 gramos de dientes de ajo triturados en un litro de agua, y una vez conseguida una solución bien mezclada se fumiga las plantas una vez al día durante varios días.

hojas dañadas por el hongo oidio

Sin duda el mejor tratamiento es aquel que se hace antelación y realizando fumigaciones preventivas con sulfato de cobre, y esta alternativa preventiva es apoyada por muchas personas (entre las que se incluye mi padre, hortelano de toda la vida)