¿Qué es la varicela?

By | 22 noviembre, 2017

que es la enfermedad de la varicela

La varicela está de moda. En estos días, tanto en las consultas pediátricas como en urgencias, raro es el día en que no se vea una varicela, una sospecha de varicela, un niño en el que su clase ya ha habido 3 casos de varicela, un padre que no sabe si ha pasado la varicela, alguien que pregunta por la vacuna…

En los dos últimos años he visto un incremento en el número total de casos de varicela en España, probablemente debidos a la retirada de la vacuna de la varicela de las farmacias. En 2014 se declararon 160.956 casos de varicela en España, en 2013 fueron 142.180 (según el Servicio de Epidemiología del Instituto Carlos III).

En este post intentaremos explicar qué es la varicela, cómo se contagia, qué se puede hacer para prevenirla y cómo se trata.

¿En qué consiste la varicela?

La varicela es una enfermedad infecciosa causada por un virus de la familia de los herpes llamados Virus Varicela-Zoster (VVZ).

Es una enfermedad clásica de la infancia, la mayoría de casos se da en personas menores de 14 años. Suele ser benigna, aunque bastante molesta, y en algunos casos puede dar complicaciones graves o incluso causar la muerte, sobretodo en adultos e inmunodeprimidos.

Cursa con una erupción muy característica que puede ser más o menos importante. Inicialmente aparecen manchas-granitos que denominamos máculo-pápulas de diferentes tamaños. Después estos granitos se convierten en vesículas (granitos con líquido claro que posteriormente se hace más blanquecino) con un halo eritematoso (rojo), y al romperse aparecen costras. Lo típico es que haya 2-3 oleadas de estas lesiones, por lo que a la vez se pueden ver granitos, vesículas y costras, lo que se llama “en cielo estrellado”. Los granitos suelen aparecer primero en cara, cuero cabelludo y tronco y después se extienden a todo el cuerpo. Pueden afectarse las mucosas, siendo muy frecuente que aparezcan lesiones en la cavidad oral o en mucosa genital. Suelen producir mucho picor. También es frecuente que se acompañe de fiebre, malestar y molestias faríngeas desde un par de días antes de aparecer la erupción.

Ocurre durante todo el año, pero sobretodo en invierno y primavera y es MUY CONTAGIOSA. Se contagia tanto por contacto con las lesiones cutáneas como por las gotitas de saliva que se expulsan al toser, estornudar o incluso hablar… Los enfermos son contagiosos desde 2 días antes de aparecer las lesiones y hasta que todas las lesiones están en fase costrosa. Desde que una persona entra en contacto con un enfermo de varicela, hasta que se manifiesta la enfermedad pueden pasar de 10 a 20 días.

como se contagia la varicela

Las complicaciones más frecuentes son las derivadas de la sobreinfección bacteriana de las lesiones cutáneas, más o menos profundas y extensas, favorecidas por el rascado. Otras complicaciones son la neumonía, otitis y más raramente infecciones del sistema nervioso central.

Este virus también causa erupción por herpes zoster, llamado coloquialmente “culebrilla”, que aparece por la reactivación del virus latente, afectando a nervios periféricos y a la piel. Aparecen ampollas dolorosas agrupadas siguiendo las líneas que recorren los nervios que se afectan (dermatomas). Es decir, que para presentar un herpes zoster es necesario haber estado infectado por el VVZ, aunque la varicela haya pasado inadvertida o de forma asintomática, o simplemente no recordemos haberla pasado.

¿Cómo se diagnostica la varicela?

El diagnóstico suele ser clínico, y pocas veces requiere de pruebas complementarias.

Una persona que no sabe si ha pasado o no la varicela puede realizarse una analítica para hacer un estudio serológico.

La varicela y su tratamiento

El tratamiento de la varicela es básicamente para aliviar síntomas y prevenir la sobreinfección de las lesiones. Para la fiebre se recomienda usar paracetamol y evitar salicilatos. Para el picor se pueden usar lociones antipruriginosas (calamina) o antihistamínicos orales, que además favorecen el sueño.

como cuidar la varicela

Es importante mantener las uñas cortas y limpias en la medida de lo posible, para que si el niño se rasca, haya menos peligro de que se infecten las lesiones. Se pueden aplicar toques de solución yodada (Betadine) en las vesículas grandes cuando se rompen. Se recomiendan duchas diarias usando jabón suave o de avena y secar con pequeños toques de la toalla, sin frotar.

Es importante evitar la exposición solar hasta que hayan desaparecido las lesiones para evitar marcas. Posteriormente debe ponerse protección solar como todos los niños. Las lesiones orales y el malestar general pueden hacer que no tenga mucho apetito o que tenga molestias al comer, por lo que no se debe forzar, ofrecer alimentos que le apetezcan y sobretodo ofrecer líquidos para asegurar una correcta hidratación.

También existes remedios caseros para aliviar el picor, lo cual todas las madres debemos conocer, porque

En los casos en los que es más probable que se presente una complicación (adultos, niños mayores de 13 años o inmunodeprimidos) se usa el aciclovir, que debe administrarse cuanto antes mejor, idealmente en las primeras 24h.

Es importante evitar el contacto de los enfermos con personas que no hayan pasado la enfermedad, sobre todo embarazadas, adultos e inmunodeprimidos, hasta que todas las lesiones estén en fase costrosa.

Prevenir la varicela

Evitar el contacto con enfermos de varicela no siempre es fácil, ya que como hemos dicho, el enfermo es contagioso incluso antes de saber que está enfermo.

La manera más eficaz de evitar el contagio es con la vacunación. Las vacunas de la varicela han demostrado ser eficaces y seguras. La Asociación Española de Pediatría recomienda incluir la vacuna de la varicela en el calendario sistemático de vacunaciones para todos los niños, ya que ha demostrado disminuir en gran medida los casos de varicela, sobre todo los que requieren hospitalización y los fallecimientos. Sin embargo, el Ministerio de Sanidad, en contra de las asociaciones pediátricas, únicamente permite la vacunación a mayores de 12 años que no hayan pasado la enfermedad y a personas inmunodeprimidas o en situaciones clínicas determinadas.

Primeramente se prohibió la distribución y venta en las farmacias españolas, evitando la opción de los padres a escoger si querían vacunar a sus hijos o no, lo que provocó que muchas familias fueran a comprarla a Andorra, Francia o Portugal (con el consiguiente riesgo de pérdida de efectividad por romperse la cadena del frío). Ahora se nos ha comunicado oficialmente a los pediatras que no podemos administrarla aunque la familia la haya comprado fuera. El Ministerio alega que pese a haber demostrado su efectividad en niños y adolescentes, no creen que asegure la inmunidad total en adultos, donde la enfermedad es más grave, por lo que sería mejor pasarla de niños, confiriendo mayor protección. Además defiende que puede aumentar el número de casos de herpes zoster. Estas hipótesis no han sido demostradas.

En algunos casos concretos de alto riesgo en los que se haya producido contacto con enfermos se puede administrar una inmunoglobulina específica (anticuerpo contra la varicela), por ejemplo en embarazadas que no hayan pasado la enfermedad o inmunodeprimidos.

Tras haberse pasado la enfermedad se genera una inmunidad permanente, por lo que es muy muy raro que una persona padezca la varicela dos veces en su vida. Tras la curación el virus se puede quedar acantonado en los ganglios nerviosos y en ocasiones puede reactivarse provocando un herpes zoster como ya hemos comentado.